viernes, 3 de abril de 2015

¿QUIÉN DESAHUCIA AL QUE DESAHUCIA?


¿Quién desahucia al desahuciador?

Los Gobiernos Autonómicos tienen miles de pisos. Los administradores de fincas aseguran que, por lo general, “pagan la comunidad con seis o siete meses de retraso”.

En ocasiones también las entidades bancarias abonan las cuotas de comunidad con demora, obligando al resto de vecinos a "adelantar el dinero". Hay casos de bancos que, tras un desahucio, tardan años en inscribir el piso a su nombre y se siguen reclamando los recibos a los desalojados

El número de desahucios en España sigue creciendo

Según los datos del Consejo General del Poder Judicial, (CGPJ), entre enero de 2008 y septiembre de 2014 se contabilizaron en España 360.125 lanzamientos. Las cifras no pararon de crecer en 2014, a pesar de la nueva Ley Hipotecaria.


Al ciudadano se le castiga con inquina cuando no satisface el pago de la hipoteca o del alquiler, pero… ¿Cumplen con sus obligaciones pecuniarias los bancos y los gobiernos? “En muchos casos, no”.

Los Gobiernos Autonómicos siempre han pagado con retraso “de un par de mensualidades” los recibos de la comunidad, pero desde 2012, aproximadamente, “la demora alcanza los seis o siete meses”.

Esto provoca que el resto de vecinos se vean obligados a poner el dinero que correspondería al Gobierno o, incluso, a hacer frente a intereses bancarios. Reconocen que han tenido que adelantar alguna cantidad para abonar la nómina de los porteros. “O lo pagan los administradores o lo pagan los vecinos, pero hacer una derrama para compensar lo que no paga el Gobierno es algo realmente grave”.

Esta situación, no solo se da con el Ejecutivo Autonómico, sino con casi todas las administraciones públicas, incluidos Ayuntamientos.

Desde los Gobiernos Autonómicos, naturalmente, niegan que se produzca dicho retraso. En la actualidad hay miles de viviendas repartidas por ciudades, poblaciones, etc. De ellas, muchas están cedidas a distintas entidades sociales.

Los ciudadanos son sancionados cuando no pagan en plazo un impuesto. También, si un inquilino no abona la comunidad, “se le manda una carta y se le lleva al Juzgado”. Pero "a las administraciones no se les puede embargar, ejecutar o expropiar” y el resto de vecinos se encuentran maniatados a la hora de reclamar.

Cuesta más trabajo cobrar una cuota a una administración pública que a ochenta vecinos. Nunca te dan un número de cuenta. Lo único que puedes hacer es ir todos los meses allí con el recibo, que lo sellen y ya lo pagarán cuando a ellos les venga bien.

Hay ocasiones en que las administraciones disponen de varios pisos en un inmueble y los recibos ascienden a cantidades mayores. El impago de varias mensualidades, en esos casos, puede provocar trastornos graves en la economía de la comunidad. Se reclama que, al menos, “hagan la transferencia en el mes que corresponde, aunque sea el día 20”.

Los bancos siempre pagan mal

Lo habitual es que las entidades bancarias, que han desahuciado por impago, abonen la comunidad cada tres o cuatro meses. El caso “más sangrante”, es cuando un banco, después de desahuciar a unos vecinos, tarda hasta cinco años en inscribir el inmueble a su nombre y "siguen reclamando los recibos a las familias que habían desalojado".

Algunos pisos pasan de un banco al Sareb, luego a otra entidad bancaria; al final ya no se sabe ni a quién reclamar.

Al igual que las administraciones, los bancos no dan nunca un número de cuenta, y la comunidad se ve obligada a esperar a que realicen una transferencia. ¿La razón del habitual retraso? "El descontrol”.

Cierto Administrador, no ha tenido tampoco buenas experiencias con algunos bancos. Una entidad debía 1.300 euros de un solo piso que iba a vender. Le comunicaron al Administrador que realizarían la transferencia correspondiente para poder recibir el certificado en el que se indicaba que dicho inmueble estaba libre de cargas.

El ingreso se hizo y el certificado llegó al banco. La sorpresa surgió cuando este Administrador recibió una misiva en la que le exigían que devolviera el dinero, “porque se habían equivocado”. El administrador se negó a hacerlo y les advirtió de que denunciaría la situación en el Banco de España. Desde el banco le respondieron “que podía ir dónde quisiera y que ellos se iban a presentar como acusación”. Un anuncio que, por el momento, no se ha producido.

Pah Morvedre

No hay comentarios:

Publicar un comentario