domingo, 25 de mayo de 2014

ESOS MALDITOS BANCARIOS...


 COMO SOBREVIVIR A UNA ENTIDAD FINANCIERA

Tras los últimos Manuales de Buenas Prácticas lanzados por el Gobierno de este País, se están detectando cada vez más casos sangrantes en referencia a las hipotecas.

Así por ejemplo, como antaño intentaran unos y consiguieran otros, una horda de saqueadores, ladrones y aprovechados van conquistando, poco a poco, un territorio que debería pertenecer a personas luchadoras y trabajadoras. Me refiero a las Entidades de Crédito y a los Gobiernos que las apoyan.

De todos es bien sabido que antes, la imagen del Director de Banco, estaba sobrevalorada… Era un Dios Supremo… Un poderoso hombre de negocios que hacía y deshacía a su antojo cualquier operación que fueras a solicitar, en su despacho cerrado. Luego pasabas ya a la figura del Interventor o el Subdirector.¿Y los cajeros? No eran automáticos y estaban jerarquizados. Había cajeros de 3ª, de 2ª y de 1ª.

Aun recuerdo aquellas películas de la España profunda, las de blanco y negro. El Director del banco era una persona trajeada y seria, pero sobre todo, malo… Muy malo. Quizá por eso, se le tenía tanto respeto… Con su caja de puros sobre la mesa, hasta ahora.

¿Recordáis, por ejemplo, como iban pasando los años y ese señor seguía allí? Él y el resto de empleados, llegaban a jubilarse en su puesto de trabajo y en su Oficina. ¡¡Qué tiempos!! Qué tiempos de ignorancia y de oscurantismo.

Gracias a la reacción y la actuación de un grupo de personas anónimas, se empezó a profundizar en las entrañas de las entidades bancarias, donde no tardaron en salir a la luz sórdidas operaciones y ecuaciones aritméticas que no escondían otra cosa más que usura, extorsión y engaño. De pronto, empezamos a saber, (de boca de los mismos trabajadores de banca), que ciertas prácticas abusivas eran normales. Que un banco no era un lugar dónde guardar tu dinero. Que, por ejemplo, el Director de una entidad bancaria, sólo vende lo que sus jefes dicen que vendan… Y empezaron los recortes, los traslados, los despidos…

Quienes se habían dedicado a robar, estafar y extorsionar, quieren ahora ser buena gente y lavar su imagen. Quieren compartir sus vivencias y así, pasan de ser un “Señor Don” a ese “maldito” que me arruinó la vida. El viejo trajeado, desaparece y un joven arrogante y con ansia de poder toma su puesto, aplicando duramente la política financiera actual y llegando incluso, a vejar a sus clientes ante el resto de la oficina. Sí. A grito pelado, insultando, estrangulando cualquier tipo de negociación.

Así pues, hoy en día en la PAH MORVEDRE, te encuentras con casos muy, muy extremos, como por ejemplo:
-Una familia trabajadora que quiso comprarse una vivienda. Con hijos, pero no vale con las nóminas, no. Se necesitan avales y muchos… Para una deuda de unos 50.000 euros, el nombre de siete personas aparece en el procedimiento ejecutorio y en una subasta. Cuatro familias enrolladas por un banco, El Santander. ¿Edades de los avalistas? Cuatro de ellos con más de ochenta años, (dos de estas personas ya han fallecido).
La subasta se aplaza, pero el banco sigue llamando y pueden renegociar el tema de su deuda. ¿Cómo? Aportando más avales. ¡¡Por favor…!!


-Otro mismo banco. Una familia alquila una vivienda y ésta es subastada quedando a merced de la Entidad. El Juez no reconoce el contrato de alquiler y el banco inicia un acoso serio y contundente para desahuciar a esta familia. Se llega al final a un acuerdo, un contrato de alquiler con el banco. Se graba la conversación, pero a la hora de ponerla en práctica, la operación resulta ser una farsa. La vivienda está en malas condiciones, (con potencia de luz mínima, que hace que dispare con tres bombillas encendidas). Los restos de la antigua instalación, aparecen quemados junto a la entrada. Las tuberías del agua están a punto de reventar por la antigüedad. Rajas en las paredes… Ventanas rotas y atoradas tras el paso del tiempo y las inclemencias. Cinco miembros de una familia pasando frío y hambre en un 4º piso sin ascensor… Deciden marcharse de la vivienda… ¿Dónde? A una vivienda mejor y por el mismo precio. El banco ya tiene lo que quería… Otra casa vacía.

Pero hay más casos... Infinitos parecen...
Gente enferma que se ha tenido que marchar a casa de sus hijos o nietos. Familias rotas y separadas por un afán de recaudación inhumano por parte de algunas entidades. Menores de edad pendientes de una resolución draconiana y humillante porque sus padres han perdido el trabajo y no pueden pagar su alquiler. Etc. etc.

Ahora, tras tres años de lucha en la Pah Morvedre, se entiende perfectamente lo que están pasando estas familias. De hecho, la familia de quien escribe esto, lo ha pasado.

Ahora es cuando la CONCIENCIA SOCIAL debe actuar. Ahora es cuando hay que pelear más y más duramente con estos déspotas del dinero. Ya no nos creemos que quieran más viviendas vacías, ya nos han demostrado qué hacen con ellas, (dejarlas morir). Pero el problema es que también matan a las familias como tales. Las desmembran. Las insultan dejándolas en la calle o mal viviendo. Las vejan y expulsan de la Sociedad.

Pero quedan marcadas de por vida y eso, es peligroso... La conciencia de base, fulminada aparentemente por lo material que ciertos mamones consintieron en prestarnos y luego nos han ido arrebatando, renace como esa luz al final del tunel, fortaleciendo el alma y deseando vengarse. Y la venganza se está sirviendo fría... Poco a poco.

No tenemos ya, mucho que perder...

Sr. Bancario... ¿Está seguro de estar jodiéndonos? Yo pondría la vista en un futuro no muy lejano... Las personas a las que puteasteis están despertando y, gracias a vosotros, se están emponderando, creciendo y haciéndose fuertes.

Oscar
Pah Morvedre

No hay comentarios:

Publicar un comentario