domingo, 25 de agosto de 2013

¡¡ZAS, EN TODA LA BOCA!!

 
                                                              MERCA QUÉ?
 
 
Cierto Supermercado de Zona Turística... Merca... (No sé qué).
Sólo el nombre ya es patriarcado puro y duro. ¿Mercamujer? En fin...
 
Hora punta en compras. Las doce del mediodía y decenas de clientes pagando, cuando se abren las puertas y aparece la Roja, pero la de verdad. La que defiende los valores humanos y la verdad... LA PAH MORVEDRE.
Rápidamente, vemos cruzar a una empleada, corriendo para buscar a su jefe de tienda...
Este aparece exaltado y preguntando qué queremos, mientras 20 personas nos situamos frente a las cajas...
 
Todas en silencio... Las cajas dejaron de hacer (PIP...) por un instante. Los clientes nos miraban extrañados, (algunos sonreían) y el personal del supermercado estaba en tensión.
El Jefe de Tienda se atropella así mismo y saca su móvil del bolsillo y balbucea... Pregunta de nuevo, pero no quiere escuchar a Oscar ni a Amaia. Simplemente, no nos quiere allí, en su tienda, en su feudo, en sus dominios.
Supongo que toda su vida laboral en esta firma le pasa por la mente en cuestión de segundos... "Estos me van a jorobar..."
Nosotras le explicamos porqué estamos allí...
 
Ya desde el principio de nuestra actividad, (recogiendo comida no perecedera en la puerta de los supermercados), éste en particular ha dado problemas por la prepotente e inusual forma de actuar de éste tipo.
A la hora de pedir permiso para ponernos en las puertas de esta tienda, ya nos invitó a permanecer exclusivamente en la calle, sin entrar al recinto, aunque se le veía con ganas de no dejarnos. 
 
La siguiente vez, nos obligó, (bajo amenaza de llamar a la policía), a retirarnos un metro más desde la fachada, exigiendo que no apoyáramos los carteles de la Pah en su valla ni en su pared.
 
La última vez, llovió... Bueno no... Diluvió. Una buena tormenta explotó sobre la zona y tanto los alimentos, como nosotras nos estábamos empapando, por lo que Oscar, pidió a éste tipo permiso para ponernos, (tanto la comida, como nosotras), bajo un tejadillo de la entrada, en la calle.
 
Éste tipo se lo pensó, hecho que nos hizo enfadar... ¿Se lo estaba pensando? Las gotas de agua parecían monedas de euro y la comida seguía mojándose.
Al fin, nos dio permiso para resguardar la comida, ¡¡PERO NO NOSOTRAS!! y acabamos empapadas. Para más inri, invitó a su jefe, (que andaba por allí), a vernos y éste tipo se regodeaba ante su superior de hacer cumplir las supuestas "NORMAS DE LA MARCA", mientras los clientes que entraban y salían miraban cómo nos empapábamos.
 
Éste tipo de gente es la que te hace despertar y luchar día a día y, a éste tipo de gente es a la que hay que combatir.
 
Éste sábado,  hemos vuelto allí, pero no para recoger comida, no. Para devolverle la pelota.
No buscábamos el perdón de éste tipo. Buscábamos q
ue pasara vergüenza.
 
Al principio nos invitó a salir, pero no lo hicimos. Luego invitó a Oscar a hablar en otro lado, pero tampoco.
Oscar pensaba... "Vaya, parece que no te ríes como la última vez que nos vimos..."
 
Mientras los clientes escuchaban lo que Oscar tenía que decir, éste tipo se ponía cada vez más nervioso y negaba todo lo que le relataba y que hizo dos semanas antes. Miraba inquieto a todos lados... Estaba quedando en evidencia ante sus subordinados y la clientela.
 
Llamó en voz alta a una trabajadora, pidiéndole que avisara a la policía y a la guardia civil... Él no podía ni marcar los números en su movil de las temblequeras que tenía.
 
Pero seguía negándolo todo. Increible. Bueno... Oscar siguió haciéndole recordar aquel día de tormenta y el motivo de estar allí, frente a él.
 
Y, claro... Aparece la Policía Local.
Es gracioso, pues lo primero que pregunta es: "¿Han sacado algún carro o algo?" e invitan a Amaia y a Oscar a hablar en la calle. Se le explica a la Policía el motivo de nuestra visita a aquel supermercado y al final, casi nos da hasta la razón. No ha habido bronca, ni se ha robado nada, ni hemos interferido la marcha normal de la tienda. Identifican a Oscar.
 
La guardia civil llega mientras Oscar y Amaia están con la Policía Local y un número se mete en la tienda.
Cuando acaban, Oscar y Amaia entran de nuevo, para comunicar a las demás compañeras que la acción ha terminado y que nos marchamos y se vé al Guardia Civil, libreta en mano, intentando apuntar algo.
Oscar se acerca y el número está preguntando en general, quién ha grabado... La respuesta es unánime: "LA PAH".
 
Se le explica al Guardia Civil que sabemos lo que no hay que hacer con las grabaciones y las fotos y guarda su libretilla...
 
Mientras tanto, movil en mano, el Superjefe de tienda, no para de marcar números...
 
Salimos satisfechos de allí, con la seguridad de que hemos cumplido con el objetivo y que ese tipo, ya tiene susto para rato...
 
¿Era mucho dar un cobijo para guarecernos de la lluvia?
Para él fue un acto de superioridad... Para nosotras fue un acto inhumano y una actuación deleznable...
La Pah Morvedre no va a permitir que estos personajes sigan haciendo estas cosas... A lo mejor la próxima vez, cuando llueva, es él quien está mojándose en la calle... Ha de recordar dónde trabaja, en MERCAMUJER.
 
Pah Morvedre.

2 comentarios:

  1. Me parrce muyyy bien pues ellos se creen mas que nadie que vaya hacet soliradidad. Tanto que predican...

    ResponderEliminar
  2. Os felicito ole vuestros huevos!!

    ResponderEliminar